Es inevitable que en la medida que van pasando los años, va apareciendo el deterioro físico y aunque es cierto que de diferentes maneras tratemos de dilatar este proceso, de todas maneras el paso del tiempo es inexorable con todos.


Tristemente en la gran mayoría de los seres humanos se corre de manera paralela el envejecimiento del cuerpo y el envejecimiento del alma. Y Claro no son solo los parpados que se caen, las arrugas y sus notables surcos en el rostro, las manchas y los lunares, la perdida de vigor y de agilidad en los movimientos, en fin Todo lo que tiene que ver con nuestra dimensión física y que se hace evidente día a día. También las marcas del tiempo van haciendo surcos en el alma y entonces se van secando las ilusiones, la generosidad para darnos, la facultad de creer y los ánimos para seguir adelante.

...la vida es vida mientras nos atrevamos a soñar...

donde queremos estar mañana?, es la pregunta que nos debe inquietar para soñar. Cuál es la fotografía que puede capturar mi mente y mi corazón hacia el futuro. Hacía que maravillosa Visión me dirijo?

Afortunadamente tenemos tantos testimonios que nos dicen que esto no tiene que ser así; una mujer que a los 75 aun se inscribe a un concurso de talento, un hombre de 90 que compite en una prueba de atletismo, una anciana que celebra sus 100 tirándose en paracaídas, una pareja que después de los 70 contrae matrimonio, o un hombre bisabuelo que comienza un nuevo programa en una universidad.

Alguien dirá que son excepciones, pero podemos pensar que aunque fueran solo unos pocos, nos hablan claramente que la vida es vida mientras nos atrevamos a soñar y a querer luchar.

Donde estamos hoy? Es una pregunta que merece nuestra reflexión y honestidad, que son aspectos esenciales para aceptar que debemos hacer cambios, muchas veces de forma radical. Pero donde queremos estar mañana?, es la pregunta que nos debe inquietar para soñar. Cuál es la fotografía que puede capturar mi mente y mi corazón hacia el futuro. Como quiero terminar? Hacía que maravillosa Visión me dirijo? Nadie, sino yo podrá contestar estas preguntas Es un asunto personal, porque mi vida es mi vida y solo yo puedo vivirla.

Adicionalmente, nuestra reflexión nos debe llevar a definir lo que necesito hacer para alcanzar ese sueño, para alcanzar esa maravillosa Visión. Aquí hablamos de nuestro hacer, nuestra tarea, nuestra Misión, nuestro compromiso practico de acción diaria. Es precisamente esto lo que nos permite separar los sueños de las fantasías. Un sueño nos impulsara a la acción, al trabajo, a la diligencia, a la búsqueda constante de nuevas maneras y a la insistente labor de tocar muchas puertas. Las fantasías, solo nos entretienen, dilatan el hacer para el mañana y normalmente camuflan los pocos esfuerzos que se quieren invertir para hacer que las cosas sucedan.

Por último es fundamental esclarecer nuestras motivaciones en lo que queremos lograr y cómo lo queremos lograr. Aquí es vital diferenciar entre lo que es trigo y lo que es cizaña. Esto es una línea muy fina, pues en el noble anhelo de alcanzar nuestros sueños, pueden filtrarse vanagloriosas, narcisistas, y egocéntricas motivaciones, que nos tocará erradicar sin miramientos, teniendo por seguro que de no hacerlo, este sueño puede tornarse más adelante en una terrible pesadilla.

La manera de avanzar filtrando todo lo que pudiera ser mezquino, es definir claramente nuestro Propósito. Esto responde a la pregunta, Para qué? Cuál es la razón? Que es realmente lo que quiero?
Para que tener una pareja?, para que una empresa?, para que una medalla?, para que un titulo?, para que ser importante?, para que ser prospero?, para que tener la mejor posición? En esto tenemos que ser totalmente objetivos, y sobre todo responsables con nosotros mismos, pues de lo contrario, sin una adecuada verificación de los propósitos, al final para nuestro dolor y seguramente también el de muchos, nos tocará ver como el trigo es absorbido por la cizaña.

Por: Juan Carlos Muñoz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Correo electrónico