Por: Juan Carlos Muñoz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

No hay un secreto y no existe  una fórmula mágica para convertirnos en artesanos del buen vivir.  Vivir la vida jamás se podra representar como una línea recta que solo se proyecta con el paso de los años. Tampoco podemos decir que la vida solo se ha de pintar en blanco y negro, pues  el vivir  arroja una gama multicolor con innumerables matices que hacen que la experiencia de cada persona sea única.

Lo que si debemos considerar es que el buen vivir requiere atender los principios establecidos por nuestro Creador. Estos son esenciales para hacer posible que las cosas funcionen en este Universo y  se nos han dado a conocer para que cada persona los internalice como no negociables, pues solo así será posible  que nuestro caminar se mantenga consistentemente en la senda de la realización y de lograr una vida con  propósito.

Los principios están ahí, no dependen de nosotros. Están y son absolutos y lo único que podemos hacer ante ello es aceptarlos o rechazarlos con las debidas consecuencias que esto genera. Para no ser indiferentes o temerosos con  ellos, nos ayudara mucho el saber que la motivación de Dios al establecerlos, es ante todo permitirnos experimentar Su amor, Su provisión y Su protección mientras vamos caminando por esta vida.

Los principios están ahí... Están y son absolutos y lo único que podemos hacer ante ellos es aceptarlos o rechazarlos con las debidas consecuencias que esto genera.

Los principios pueden parecer tan rígidos porque es verdad que nos limitan y nos fijan los márgenes  a la hora de movernos, pero igual  pasa con los rieles  y el ferrocarril, sin ellos no habría movimiento  y por supuesto no se llegaría a ninguna parte. Ellos nos dan estructura y nos permiten permanecer firmes frente a los embates propios de la vida. Las sacudidas y tirones son inevitables en nuestro peregrinaje y por tanto debemos tener anclajes  sólidos para cuando vengan los tiempos difíciles  no claudicar en lo que realmente es importante y al final cuando esos momentos pasen, poder terminar siempre de pie.

En los buenos arboles, aquellos frondosos que permanecen  a pesar de todas las estaciones, y que en su momento producen buenos frutos, siempre hay raíces firmes. Algo así ocurre en nuestra vida cuando nos edificamos en principios que son verdad, que son absolutos y que son como el aliento de Dios para que nos mantengamos triunfantes en nuestra carrera.

Pero para no caer en el extremo de pensar y tratar de vivir la vida solo de  forma rígida, cuadriculada y sosa, también habrá que decir que los trenes y los rieles, en su destino van curveando por todo tipo de senderos,  trepando o descendiendo por empinadas cuestas, pues todo eso es parte del viaje. Además también tenemos que  considerar las muy obligadas paradas antes de llegar a su destino.

Por tanto de la misma manera que consideramos la estructura como esencial para vivir, debemos también incluir la flexibilidad a la hora de mantener el gusto y la sazón por la vida. En nuestro viaje veremos que se suben y se bajan personas, que en cada recodo del camino podremos apreciar los encantos del paisaje y que en lo prolongado del recorrido, habrán amaneceres y atardeceres. Es allí cuando la vida con el fundamento de los principios, las raíces firmes que nos brindan estructura, también puede ser aderezada con permanentes gotas de locura.

Gotas de locura... La locura de volvernos como niños en la ilusión, el amor y la esperanza. La locura de cantar, bailar, reír, llorar y soñar.

Gotas de locura, no me refiero a los saltos temerarios al vacio, esto más bien seria idiotez e irresponsabilidad. Me refiero a la locura de aprovechar lo inesperado, de hacer la pausa en medio del frenesí de nuestro mundo. De dar cabida a las cosas sencillas, pero que nunca fueron simples. La locura de creer aunque esto es tonto para muchos y que  hoy en día es caminar contra la corriente. La locura de aceptar los absolutos y aprenderlos en un dialogo natural con nuestro Dios pues aunque no lo vemos, si experimentamos Su presencia. La locura de volvernos como niños en la ilusión, el amor y la esperanza. La locura de cantar, bailar, reír,  llorar y soñar.

La locura de no volvernos maquinas o clones con los estándares mentirosos de nuestro mundo, la locura de vivir como maravillosos seres humanos. La locura que traerá belleza y esplendidez a nuestra vida.

El cuadro final mostrara el atractivo de una vida que aprendió a combinar estructura y flexibilidad. El vivir como un maravilloso árbol que se erigió con raíces firmes y se nutrió con gotas de locura.

Correo electrónico