FUE SU DECISIÓN

Estamos acostumbrados a tomar decisiones y a trabajar siempre por lo que queremos y necesitamos.

Es un como un chip con el cual todos nacemos, desde pequeños estamos acostumbrados a oír: “Si quieres ese juguete recuerda que necesitas tener buenas notas”. Luego crecemos y nos enfrentamos con el tema universidad, debemos esforzarnos para ser los mejores y lograr el puesto anhelado. Cuando entramos a un trabajo, luchamos para sobresalir y poder ser ascendidos… ¡En fin! Es un esfuerzo constante.

Entonces, es entendible que nos cueste recibir cosas gratis; realmente es difícil en nuestra mente aceptar algo como un regalo nada más, ¿cómo voy a obtener algo si no trabajo por eso?

¿Te has hecho esa pregunta? ¿Crees que puedas sentirte identificado?

De eso quiero que meditemos hoy. Nuestra historia con Dios desde el comienzo empieza con esa palabra: R E G A L O. Todo lo que recibimos de Él es por gracia, es decir, gratis; y es algo además inmerecido.

Una vez más vemos cómo los principios del Reino de Dios difieren totalmente a los de este mundo. Y Dios hizo esto de manera intencional desde el principio, leamos lo siguiente:

Dios decidió de antemano adoptarnos como miembros de su familia al acercarnos por sí mismo por medio de Jesucristo. Eso es precisamente lo que él quería hacer, y le dio gran gusto hacerlo”. Efesios 1:5 NTV

Leer este versículo en esta versión fue realmente impresionante para mí hoy. Cada palabra retumba en el corazón y hace un shock con nuestra realidad.

Dios tomó una decisión aún antes de que nacieras, antes de que te equivocaras y te fueras por el camino incorrecto. Él no necesita de tu esfuerzo, de tus talentos, de tu trabajo… ¡Ya tomó la decisión de adoptarte como Su hijo!

¿Puedes aceptarlo y vivirlo?

De eso se trata el amor incondicional de Dios y Su gracia inmerecida; lo único que necesitas hacer para disfrutar ambas cosas es abrir tu corazón y aceptarlo.

Decide hoy renovar tu mente y cambiar ese chip que desde pequeño(a) has tenido, es el PRIMER PASO para disfrutar todo lo hermoso que Dios tiene preparado para ti porque… ¡eres parte de Su familia! ¡Fue Su decisión adoptarte!

Correo electrónico