ADMINISTRACIÓN SABIA DE UN HOGAR

La Palabra de Dios asegura que "Porque el que no sabe gobernar su propia familia, ¿Cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?  1ª Ti. 3:5 – NVI. Por ello es necesario que aquellos quienes deseen vivir en armonía con Dios deben entender todo lo relacionado con la mayordomía. La Biblia nos muestra todos y cada uno de los aspectos importantes de la mayordomía y para definirlo, nada mejor que recurrir al documento más sabio y fiel para nosotros… la Palabra de Dios.

En el libro de Lucas se encuentra una buena definición de los que representa este tema para los cristianos. La Biblia dice "Es la administración de los bienes, propios o ajenos". Es decir, un mayordomo es un administrador (Lc. 16: 1-12; 1ª Co. 4: 1,2). Ahora esa mayordomía primeramente debe ejercerse en el hogar

Ese es el "Sitio donde se enciende el calor o fuego. Es el refugio donde se reúne la familia". El hogar es ese lugar de paz y recogimiento espiritual dentro del cual debe mantenerse el amor que en últimas es el fuego que mantiene <<caliente>> el hogar.

Allí, Cristo debe ser el centro de ese Hogar. Cuando eso sucede, ese hogar está regido por la Palabra de Dios y entonces Jesucristo se convierte en el Rey en ese hogar." (1ª Jn. 2:6)

Mucho se preguntarán entonces ¿Por qué debemos hablar de este tema...? Porque la familia es la base fundamental de la sociedad y de la Iglesia lo que se traduce en el cumplimiento de un axioma que debe ser realidad para su vida:  Si la familia anda bien, entonces la Iglesia también.

Surge entonces una inquietud que rodea a muchos cristianos: Por qué muchos miembros de la Familia no están cumpliendo con su rol.

Cada miembro de la familia tiene su función específica dentro del hogar. El orden ha sido invertido y hoy en día en muchos hogares mandan los hijos a los padres; o la mujer manda al hombre. Pero el orden correcto ya lo estableció el Señor en su Palabra y es el que está descrito en la Primera carta de Pablo a los Corintios capítulo 11 versículo 3: “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo”.

Correo electrónico