VIVE LA VIDA CON OSADÍA

La vida está llena de muchas experiencias que conllevan muchos colores. Colores que no todas las veces son sinónimo de alegría o bienestar.

A veces la vida, como en la montaña rusa cuando se está arriba, ofrece momentos de victoria, satisfacción por haber alcanzado la cima, hasta orgullo por haber sido capaces de lograrlo; pero no siempre nos quedamos en ese estado, no siempre permanecemos en los "tiempos gloriosos". Y como en la montaña rusa también vienen tiempos de bajar...y a un modo ¡vertiginoso!

Sí, así es la vida como alguien diría "con unas de cal y otras de arena", haciendo alusión a que las experiencias no son iguales, ellas van cambiando. Pero... ¡cómo nos gustaría que no fueran tan cambiantes! sobre todo, que fuera más el tiempo de permanecer en los momentos tranquilos de la vida.

Pero permíteme decirte algo siguiendo con el ejemplo de la montaña rusa. Si ella no tuviera las ondulaciones que permiten el arriba/abajo no fuera emocionante subirla; casi que se convierte en un reto, en algo que pareciera que hay que experimentarlo, para tener la emoción de contarle a los demás que se pudo hacer.

Sólo la persona que ha pasado por las experiencias de diversos colores conoce la emoción de poder decirles a los demás que fue posible tener y pasar esa vivencia no tan halagüeña y salir adelante.

Sólo esa persona siente la satisfacción de mirar atrás y de ver que no todo fue malo, que todo era necesario para estar en el momento actual.

Muchas de las experiencias que parecen negativas son las que más ayudan a la formación de carácter y templanza del alma. Por eso Dios en Su palabra lo estipula así:

Sabemos que Dios va preparando todo para el bien de los que lo aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan. Romanos 8:28Traducción en lenguaje actual (TLA)

Nuestro Diseñador, consciente de la corta visión y fragilidad del ser humano, va delante de cada cual que le ama preparando todo aquello que es necesario para que el trasegar por este mundo sea determinado e intencionado; pero lo mejor es que siempre va a apuntar hacia el cumplimiento del propósito que Él tiene con cada uno.

Si bien la vida no es un "lecho de rosas" sí es emocionante vivirla y sobre todo de la mano de nuestro Creador.

Como Él dice: Les digo estas cosas para que estén unidos a mí y así sean felices de verdad. Pero tengan valor: yo he vencido a los poderes que gobiernan este mundo. Juan 16:33 (TLA)

Hoy mira hacia adelante, hacia lo por venir, aunque si bien no lo conoces, Dios sí. Y esa es la mayor seguridad que toda persona que ha decidido tener a Cristo Jesús como el centro de su vida, puede tener.

La vida es un regalo de Dios y como tal debe destaparse, disfrutarse para luego compartirse.

Hoy tienes un reto:
"Vive la vida con osadía, dependiendo de tu Creador, porque Él va siempre delante de ti"

Rita María Serrano de Sánchez

Correo electrónico