SELFIES: LO QUE VENDO, LO QUE OBTENGO

El consejo por excelencia para la humanidad ha sido aprender a desarrollar la inteligencia y la sabiduría.

Pero que es inteligencia?.  podríamos definir la inteligencia como la capacidad de manejar adecuadamente los recursos que tenemos y las situaciones cotidianas que vivimos.

Pero la sabiduría tiene una particularidad; no depender de sí mismo para algo, más bien buscar en Dios la capacidad y dirección para el manejo de cada situación.

Es bien sabido y aun experimentados por la mayoría, la gran ventaja de las redes sociales , estas se han convertido en una herramienta de trabajo por excelencia, permitiendo acortar tiempo, distancia y logrando un acercamiento a todo aquello y a quienes tenemos lejos. Pero cuanto sabemos del fenómeno “selfie” y cuantos de nosotros hemos caído lentamente en este fenómeno?.

selffies

El auge de las selfies comenzó en los Oscar del 2014 con una foto publicada por Ellene Degeneres con sus amigos en la alfombra roja, a partir de este momento las selfies cada día se han posesionado con mucha más fuerza. Y si bien es cierto nos permiten mostrar a los demás parte de nuestra vida, nuestros amigos, familia, casa, vacaciones entre otras, también nos exponen completamente a quienes no nos conocen, ni conocemos. Con cuanta inteligencia y sabiduría estamos manejando este fenómeno?

 

Cada publicación en las redes sociales nos permite vender algo de nuestra imagen, pero también nos permite obtener algo. A continuación algunos puntos a evaluar y porque no, replantear en el manejo de nuestras redes sociales.

  • 1. Aunque es una necesidad ser aceptados socialmente, pues somos desde el diseño original seres sociales; en ocasiones nuestro medidor de aceptación es la cantidad de likes que obtenemos por las publicaciones en las redes sociales.
  • 2. No está mal querer verse bien! O tener un lindo recuerdo; pero que tanto busco la perfección al momento de publicar algo de mí mismo?, influye lo que veo de otros en la percepción de mí mismo o de mi propia vida?, en ocasiones anhelando una vida ideal, familia ideal, relación ideal…
  • 3. aunque se publican constantemente momentos compartidos en sociedad, en grupos de amigos, en familia. Paradójicamente su mal uso se ha convertido en el mayor debilitador del vínculo social cuando de interactuar personalmente con otros de se trata.
  • 4. Es hoy en día una de las plataformas más usadas para conocer personas, pero no es la herramienta más adecuada para entablar relaciones emocionales fuertes y firmes, pues no permiten conocer en realidad el corazón de las personas.

En conclusión las redes sociales no son en sí  mismas ni buenas ni males, somos nosotros quienes hacemos de su uso algo bueno o nocivo para nosotros. Estamos llamados a manejarlas con cordura, con madurez y con INTELIGENCIA Y SABIDURIA.

Correo electrónico