¿LE TEMES A LA LUZ?

Las mentiras meterán en dificultades a cualquier hombre, pero la honestidad es defensa suficiente.

La corrupción es una enfermedad terminal y contagiosa que se propaga poco a poco en nuestras entre nuestras sociedades y en todas las áreas de nuestra vida y solo se cura con honestidad.

Eres honesto cuando eres transparente, cuando eres transparente eres libre y no tienes nada que ocultar, las culpas no te acusan y no temes exponerte a otras personas.

Podemos cultivar la honestidad así:
  • Se recto en todo lo que haces, dices, piensas y sientes. En cada área de la vida.
  • Nunca digas mentirás ni medias verdades.
  • Dile amorosamente a los demás lo que deben saber.
  • Estimula a tu gente cuando es honesta.
(Tomado de misión carácter)

Correo electrónico